Linchar

Según el Diccionario de la Real Academia Española, la palabra “linchar“, es ejecutar sin proceso y tumultuariamente a un sospechoso o un reo.

La práctica de esos actos brutales, que con frecuencia llevan al asesinato de inocentes, floreció en los Estados Unidos durante los años que siguieron a su independencia, cuando la justicia británica se retiró y la nueva justicia demoró en consolidarse en muchos lugares, en los que el desorden imperó durante largo tiempo.
Esta práctica se siguió aplicando, principalmente por parte de racistas blancos, mucho después de que la justicia estadounidense estuviera plenamente consolidada, al punto de que entre 1882 y 1951 fueron asesinadas por linchamiento en los Estados Unidos 4,730 personas, el 73 % de las cuales eran ciudadanos negros.